Mercadona estilo balinés: El mercado de Kerobokan

El otro día oí quejarse a uno de mis colegas de lo cara que estaba la fruta en el supermercado. Y es que todos los guiris pagamos la misma primada. Nos vamos a “Pepito Market”, el súper  más grande de la zona, a comprar de todo y nos la clavan que es una vergüenza para el gusto y para el bolsillo. Después del primer desplume, me dediqué a preguntar dónde compraban los locales la comida; me extrañaba muchísimo que la gente de Bali se pudiera permitir esos precios. Y un día, volviendo de Kuta con la moto, descubrí el lugar que estaba buscando.  Así que, ayer nos fuimos de shopping al Mercadona de Bali: El mercado de Kerobokan.

Mercado

¿Qué va a ser, cari?

Según entras, parece menos grande y más limpio y puedes dejar la moto en cualquier lado, con la condición de que, a la salida, pagues 1.000 Rp. (lo que no llega a ser ni un céntimo de Euro). Entré junto con  mi amigo, pero pronto saqué la cámara y le dejé a su rollo para que viese el panorama. Cuando le vi vadeando por ahí, me di cuenta del cantazo que damos los guiris, ¡somos el blanco perfecto para que nos timen! Pero bueno, tengas pinta de que te manejas  o de que estás perdidito, yo creo que te sisan igual sólo por ser de fuera. Ley de vida.

El mercado está techado con piezas de uralita por lo que, cuando hace calor, te torras y cuando llueve, como ayer, tienes que ir esquivando cubos y trapos donde va cayendo todo el agua que rezuma de las goteras del techo. Y se divide en tres módulos: el central con puestos de fruta y verdura que venden más o menos lo mismo y manejan precios parecidos; y los dos laterales, con “tienditas” de todo tipo: cacharros para la cocina, ropa diaria y tradicional, ultramarinos, jabones, maquillajes y cositas para el pelo, flores… A resumidas cuentas, aquí encuentras de todo.

Creo que ésta va a ser la primera muñeca que me compre en mi vida. Son macabramente calvas.

Creo que ésta va a ser la primera muñeca que me compre en mi vida. Son macabramente calvas.

En estas tiendas confeccionan los vestidos tradicionales a medida. Eliges las telas, el diseño y, en unos cuantos días, tienes tu traje listo para ir de ceremonia

En estas tiendas confeccionan los vestidos tradicionales a medida. Eliges las telas, el diseño y, en unos cuantos días, tienes tu traje listo para ir de ceremonia

También hay puestos en los que puedes adquirir todo lo necesario para la celebración de las ceremonias: flores al peso, galletitas para las ofrendas, cestas, incienso...

También hay puestos en los que puedes adquirir todo lo necesario para la celebración de las ceremonias: flores al peso, galletitas para las ofrendas, cestas, incienso…

Aunque no hace falta casi pasar de los primeros tres metros para poder llevarte las bolsas llenas de cosas a casa, a mí, personalmente, me gusta más comprar en los sitios que están un poco más alejados de la entrada. Siempre voy a los mismos puesto, ya no solo por la calidad, si no, por la amabilidad y la paciencia para poder entendernos. AQUÍ, NADIE HABLA INGLÉS.

Pescado seco

Pescado seco

Banana
El procedimiento siempre suele ser el mismo: ver lo que tienen ese día (no siempre hay de todo) y elegir lo que quiero llevarme a dedo o servirme por mi misma (aquí se puede sobetear todo con las manos sin problema). Después, hacer la pregunta mágica, “Berapa?” o cuánto es,  y que me diga una cifra que si sube de 10 nunca entiendo (no sé más números…) para que, al final, siempre acabe escribiéndome la cantidad en la calculadora con cara de paciencia. Si me cuadra, pasamos al “half kilo” (medio kilo) o al “satu kilo” (un kilo) y te lo pesan en un aparatito de los de antes, con sus pesitas de metal y todo.

Siempre compro la fruta a esta chica, ya no solo por su paciencia y bonito pijama, si no, porque me deja probar todas las frutas que no conozco.

Siempre compro la fruta a esta chica, ya no solo por su paciencia y bonito pijama (que no acostumnra a cambiar, por cierto), si no, porque me deja probar todas las frutas que no conozco.

Los chilis y los ajos te los regalan, “Gratis”, maravillosa palabra e igualita en español e indonesio. También te regalan una especie de cebollitas moradas con pinta de ajos o bueno, al menos esa pinta me parecía que tenían hasta que abrí uno en casa y me llevé la sorpresa.
Los puestos no suelen tener un orden establecido y, a día de hoy, y por más que hago por enterarme, aún hay productos que no sé lo que son y otros que compro y seguro que uso mal. Pero, eso sí, las salsas en polvo para preparar comidas tradicionales en casa se me dan de miedo.

Gratis

Mi colega ya había comprado las frutas que necesitaba, así que pasé a dirigirle al apartado de las carnes, porque ayer, por ejemplo, no había pescado. Esta zona está casi al final, elevado del resto y con la típica apariencia de lonja con sus baldosines blancos y brillantes. Bueno, esa es la teoría, ya que, según echó el primer vistazo, el pobre chaval me preguntó con cara de ascazo que si tenía la valentía de comprar la carne allí. Por supuesto que no. Pero el pescado sí. Las barreras de ver caminar felizmente a alguna cucaracha y alguna rata están ya más que superadas. Pero la de la carne con color paliducho, olor a ovejo y moscas por todos los lados, todavía no y dudo que lo haga.
¿Lógico, no?

Pintaza, ¿eh?

Pintaza, ¿eh?

Cabecitas de pollo

Cabecitas de pollo

Atención a los moscones sobre el pollo...

Atención a los moscones sobre el pollo…

Y esto es el mercado de Kerobokan. No rezuma higiene ni glamour, pero la comida es buena, fresca y los precios muy justos. Por la tarde, estuve en el Carrefour de Denpasar y aproveché para hacer unas fotos en la frutería para que os hagáis una idea de los precios. Astronómico.

Compre todas estas frutas y verduras en el mercado por 120.000Rp. (casi 8 euros)

Compre todas estas frutas y verduras en el mercado por 120.000Rp. (casi 8 euros)

En cambio, sólo esta pieza de fruta ya cuesta 30,000 Rp. (1,80€)

En cambio, sólo esta media  pieza de fruta ya cuesta 38,00 Rp. (2,85€)

Así que nada chicos, si necesitáis que os mande alguna cosita, me decís. A cambio de un paquetito de jamón (ibérico), lo que sea.
Y sí venís para acá, procurad no ser muy escrupulosos. En general. Y si os entra el ataque de escrúpulo, podéis intentar seguir mi técnica: Si ellos lo comen y están vivos, ¿qué puede pasarme a mí? Por ahora estoy de una pieza, ya veremos mañana.

Pelan, pelan, coleguis!

Esta colegui se lo esta tomando muy en serio.

Esta colegui se lo esta tomando muy en serio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s