Una moto como forma de vida

Escribo este post en honor a mi primer “accidente” de moto. Nada grave, pero tenía que llegar. Estaba de camino a la playa de Batu Bolong, tranquilita, yendo despacito sin ninguna prisa. Pero  al bajar una pequeña cuesta me encontré con una Doña parada EN EL  MEDIO de la carretera, eso sí, con su intermitente perfectamente puesto por si quedaba alguna duda de que la Doña quería parar. Evidentemente, me tragué a la doña. No fue nada, porque iba despacísimo pero, aún así, estando ya casi parada se me cayó la moto de lado ya que no aguantaba el peso. Sí, como las leyes lo ordenan, se me cayó del lado del rack, dando lugar a un estupendo agujero en mi cuasi nueva tabla de surf.

Pálida y con el dedo gordo del pie ensangrentado, vi a la doña bajarse de la moto. Bueno, más bien Doñota. Se puso a maldecir en indonés hasta que lo dijo: “You have to pay me!”. No un “are you okay?”, por supuesto que no. Será perra…pensé. Simplemente, le había roto un pelo del plástico trasero y doblado la matrícula. Menuda jeta, lo lleva claro.

Se puso en plan chulita a pedirme dinero, y yo le dije que no llevaba un duro, lo cual era cierto, ya que nunca llevo más de 20.000 Rp. (algo así como 1,20€) para comprarme algo de beber o por si necesito gasolina. Se puso más chulita y me pidió un teléfono. Melo inventé. Me dijo que a dónde iba y que se venía conmigo. Me inventé también que iba a Eco Beach y en cuanto se despistó me desvié. Mi pobre dedito estaba listo para ser amputado y Doña Perra preguntando por mi cadáver a saber en qué lugar. Por lista…

Al final, el tema no era tan grave como quería parecer.

El caso es que aquí, sin moto, no eres nadie. Olvidaos de la bici, el taxi, o el coche y mucho menos, el ir a pie. El concepto “acera” podríamos considerarlo como inexistente y las ganas de caminar de la población, nulas.  Así que aquí TODO EL MUNDO tiene una scooter o sucedáneo. Y TODO EL MUNDO hace lo que le da la gana: no se respetan las preferencias, no hay límite de velocidad y ni Dios mira a los retrovisores. Como mi amiga la Doñota. Y si eso lo unimos a carreteras de un sentido  mal pavimentadas y perros que se cruzan sin previo aviso, obtenemos como resultado el maravilloso y “nada estresante” tráfico de Bali.

Se ve claramente como adelantan por el lateral...¡menudo panorama!

Se ve claramente como adelantan por el lateral…¡menudo panorama!

Antes de venir ya sabía que iba a tener que enfrentarme a aprender a manejarme con la moto al estilo local, pero lo que no sabía es ¡que aquí también había atascos! Y como vivo a pocos metros de la calle principal de Canggu, mi nuevo pueblito, cogí la cámara y (sin que sirva de precedente) sin moto, bajé para enseñaros la clase de locura que se cuece por aquí.

MOTOS PARA FAMILIAS NUMEROSAS. He llegado a ver a una familia de padre, madre, dos hijos y perro en la misma moto con dos o tres bolsas sobresaliendo por los laterales. Y sin despeinarse. No es raro ver a los niños durmiendo agarraditos a la cintura de sus padres o que los lleven en la parte delantera, como si fueran conduciendo y, por supuesto, sin casco.

familia 3

GUIRIS en MOTO. Quien os cuenta esto, podría entrar en esta clasificación. También a los guiris nos gusta ir en moto, aunque he de reconocer que muchas veces somos más peligrosos que los locales con sus NO normas. A éste se le ve mi suelto, pero para mí llevar la tabla supuso un verdadero suplicio los primeros días porque me era imposible colarme en los recovecos para adelantar, en cuanto me daba un pelín el aire parecía que iba a volcar y algún día me han avisado para que me parara porque llevaba el leash a rastras. Un peligro público.

Rica multa va a pagar nuestro amigo como le pillen sin casco...

Rica multa va a pagar nuestro amigo como le pillen sin casco…

COMIDA EN MOTO.  Fritanga sobre ruedas, señores. Rollitos de primavera, pollo estilo Kentucky (brutal), bolitas de carne rebozadas, tofu rebozado…una delicia para el bolsillo y para las cartucheras, amigas.  A veces también venden sopa, helados o zumos muy ricos. Ya os enseñaré más de cerca la pinta que tiene todo.

A domicilio

NIÑOS PEDROSA. Flipo con la cantidad de niños que van en moto. No niños de 14, ¡niños de 10! Van haciendo pirulas por todos los lados, sin casco y, con un desparpajo que ya me gustaría a mí. Hay que reconocer que lo llevan en la sangre.

Niños motorizados

IKEA EN MOTO.  Esto puede aplicarse tanto a las motos como a los coches y camiones. Macetas, cajas, varas de metal, maderos macizos…de todo, por todos los lados y sin atar. A mí me da pánico. Si eso se cae, te la pegas y si frenas tarde, te atraviesa. Así que cuanto más lejitos mejor.

Mirad al de atrás, muertito va.

Mirad al de atrás,.Muertito va.

GASOLINERAS. Las gasolineas Pertamina son las más frecuentes pero si te quedas sin gasolina en medio de un camino de cabras, que no cunda el pánico. En Bali, en cualquier tiendecita de comida (tipo a nuestros chinos, salvando evidentes diferencias), podrás repostar sin problema. ¿Lo mejor? Llenar el depósito no supera los 2€.

Cada botella no suele ascender de las 7.000 Rp. (menos de 50 céntimos)

Cada botella no suele ascender de las 7.000 Rp. (menos de 50 céntimos)

COCHES Y CAMIONES. Éstos son los verdaderos culpables de los atascos. Bueno, en realidad si las motos no se colasen por todos lados, quizá sería más fácil que avanzaran. Pero, como son minoría, la culpa tiene que ser de ellos. En La Isla, los coches pequeños no se usan demasiado, sino más bien los de 7 plazas que se usan sobre todo para turismo y largas distancias. En cuanto a los camiones, los hay de todos los tamaños, todas las edades y con  todo tipo de gente ejerciendo las tareas más diversas.

Por mucho que digan de los españoles, aquí la siesta también gusta mucho.

Por mucho que digan de los españoles, aquí la siesta también gusta mucho.

Además, algunas motos son más viejas que La Tana y están cuidadas fatal o, directamente, no cuidadas porque la gente no tiene dinero para pagar el mantenimiento. Sinceramente, no sé cómo no se mata más gente aquí.

Otra cosa que me dejó muerta de las motos balinesas son los dibujos en la tapicería. Preciosos. Por supuesto, la mía no podía librarse. Ya no tengo la rosa metalizada, así que no os la puedo enseñar. Me la cambiaron por otra más pequeña porque no me llegaban bien los pies al suelo. Sí, es de coña. Pero todo ha merecido la pena, con mi Tweetie me siento casi más del polígono que antes.

Como consejo de guiri motorizada solo puedo deciros que con cuidado y mil ojos se puede. Que llevéis siempre el casco puesto y que os saquéis la Licencia de Conducción Internacional. No importa si, como yo, solo tenéis el carnet de coche. Cuando los policías te la piden habitualmente no entienden nada del librito y sudan. Y si lo entienden, una bola a tiempo siempre ayuda.

Adoro esta anarquía general. Y me encanta estar unos minutitos atascada sabiendo que no tengo ninguna prisa.

Atasco

Pelan, pelan coleguis!

La aventrura continúa en Facebook e Instagram

Anuncios

2 comentarios en “Una moto como forma de vida

    • Gracias, Marita! Esperemos que no haya ningún susto más y que si lo hay, sea tan pequeño como ese. Bueno, hoy que me quedado sin gasolina por el camino jajajajaja un besito!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s